El oficial detenido, acusado de matar de dos balazos a la joven Agustina Galarza, de 20 años, al tirotear el frente de una casa de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca en la que se celebraba un cumpleaños, reconoció ante el fiscal de la causa que disparó porque sintió «bronca». 

Martes 26 de Julio, 2022

Buscar

 

INICIO

LA CHICA TENÍA 20 AÑOSEl policía que mató a joven correntina en Bahía Blanca reconoció que disparó por «bronca»

El oficial detenido, acusado de matar de dos balazos a la joven Agustina Galarza, de 20 años, al tirotear el frente de una casa de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca en la que se celebraba un cumpleaños, reconoció ante el fiscal de la causa que disparó porque sintió «bronca». 
 

26 de Julio, 2022



El policía detenido como acusado de matar de dos balazos a una joven de 20 años al tirotear el frente de una casa de la ciudad bonaerense Bahía Blanca en la que se celebraba un cumpleaños reconoció este martes ante el fiscal de la causa que disparó porque sintió «bronca» tras haber sido golpeado durante esa fiesta, pero que su intención «no fue matar a nadie», informaron fuentes judiciales.

Se trata de Rodrigo Delgado (32), quien este mediodía fue indagado por el fiscal de Homicidios bahiense Jorge Viego, que le imputó el «homicidio agravado por el uso de arma de fuego» de Agustina Galarza (20), cometido el domingo último.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el efectivo, que al momento del hecho estaba de licencia por vacaciones, fue asistido por dos abogados particulares durante la indagatoria que se llevó a cabo en los tribunales ubicados en la calle Estomba 127 del centro de Bahía Blanca.

«Reconoció el hecho conforme que estaba probado por un testigo que ya declaró y estaba junto a él», explicó a Télam un vocero judicial.

De acuerdo al informante, el policía «sostuvo en la audiencia que había ido a disparar por la bronca que le había causado tanto a él como a su hermano haber sido golpeados en esa fiesta de cumpleaños y que su intención no fue la de matar a nadie».

Tras la audiencia, que duró menos de una hora, Delgado fue retirado con una fuerte custodia y a cara descubierta de la sede de la fiscalía y antes de ser introducido en un patrullero dijo «perdón a la familia», en referencia a los Galarza.

En tanto, el fiscal Viego dispuso que Mauro, el hermano del policía que había sido detenido por «encubrimiento», recupere la libertad.

El instructor judicial había manifestado previamente que en uno de los bolsillos de la campera del efectivo preso «se secuestraron cuatro vainas pertenecientes a una (pistola calibre) nueve milímetros» y que en la escena del crimen se hallaron vainas del mismo calibre y plomos.

«El arma no fue secuestrada. Se hicieron dos allanamientos de urgencia y una requisa del vehículo, pero no fue hallada», explicó el fiscal.

«Lo que tenemos por los testimonios es que esta persona (por Delgado) junto con otras dos más, fueron echadas de los festejos que se estaban realizando en el lugar y, a los quince minutos, vuelven a bordo del vehículo y comienzan a disparar hacia el frente del domicilio», contó Viego.

El fiscal detalló que la víctima recibió dos impactos «al nivel de la decimosegunda vértebra por la espalda y otro por el sector de axila posterior izquierda, que salió por axila derecha», que le provocaron la muerte poco después.