El 28 de diciembre de 2020, como si fuera una broma de mal gusto, pero no, era un caso de Usurpación que sufría Majo Gauna, en declaraciones radiales señaló que la vivienda la había dejado amoblada.

En 2020 comenzó la pesadilla para María José ya que tuvo que deja de un día para otro su vivienda con, «Muebles nuevos a estrenar, heladera juego de living».

Siempre se creyó que porque tenían criaturas la justicia le iba a tener consideración, pero la vivienda está adjudicada a Majo y es lo que se tuvo en cuenta en esta sentencia.

«Es mi casa, vuelvo con mis hijos» señala en un momento de la nota en cuanto a la posibilidad de regresar a un lugar donde lamentablemente le tocó vivir 2 episodios de violencia el del 28 de diciembre y el posterior meses más tarde donde ella ingresa a la vivienda con intenciones de recuperarla per «ellos por la fuerza me sacaron a la vereda» indica y todo a la vista de su hijo, esa vez intervino la policía beneficiando a los usurpadores.