Lorena Cabral, madre de una pequeña de 6 años, narró lo que sería la peor vivencia que su hija habría pasado cuando estaba al cuidado de su padre biológico en momentos que salía a trabajar. El hecho habría sucedido en la localidad correntina de Mercedes en octubre de 2020. El próximo 8 de abril se conocería fecha de debate contra el hombre, Juan D., acusado de abuso sexual gravemente ultrajante.

De acuerdo a la denuncia, la pequeña de cuatro años, en octubre de 2020 le habría dicho a su mamá, plasmado en un dibujo, que su padre abusó de ella.

Lorena contó en una emisora local que la dejaba con su padre biológico, donde además vivían en el mismo domicilio sus abuelos paternos y unas tías, para poder trabajar.

«Jamás les pedía algo, sólo que la cuiden cuando iba a trabajar porque siempre crié a mis hijos con lo que gano», comenzó el testimonio la mujer.

«Ese día, en octubre de 2020, llegó mi hija con cara triste y yo estaba en casa con un problema de inundación. Comenzó a dibujar y después me insistió que lo vea y quería contarme qué hizo», dijo Lorena quien con la voz entrecortada relató lo peor.

«Dibujó a su padre con una cara de malo, un pantalón roto y otra cosa más. Cuando me contó no lo pude creer, no supe qué hacer. Llamé a mi tío que tenía un conocido que era abogado y cuando le mostramos el dibujo nos mandó de inmediato hacer la denuncia en fiscalía», explicó.

«En marzo del año siguiente recién la Justicia ordenó la Cámara Gesell. Ese día estuvimos los dos, escuchamos todo. A él (acusado) no se le movió ni una pestaña. Pensé que por lo que contó la nena lo metían preso, pero no fue así. Quedó libre», recordó.

«En mayo del año pasado, el abogado logró que quede preso ya que se sumaron otras pruebas», agregó Lorena.

«Desde que hice la denuncia hasta que fue detenido él seguía concurriendo a un club donde iban chicos menores. Mi preocupación era que otros nenes no pasen por lo mismo», señaló la mujer quien dijo que la Justicia en ese momento fue lenta.

Dibuja mucho
A diario época Lorena contó que su hija comenzó primer grado. «Le gusta mucho dibujar y va con ganas a estudiar», dijo.

Explicó que por falta de tiempo, ya que debe trabajar a diario para mantener su familia, no puede llevar a las sesiones psicológicas a la pequeña.

«Hay días que está bien y de golpe cambia de ánimo. Cualquier situación le afecta, pero tratamos de contenerla siempre», agregó.

A pesar de la grave denuncia que la Justicia tiene en sus manos, los abuelos paternos pidieron la revinculación con la nena.

«Ella no quiere ver a nadie de esa casa. Sólo a una primita. Nadie le consulta a mi hija y espero que la Justicia actúe en consecuencia», dijo Lorena.

El 8 de abril están citadas las partes y será el momento de presentación de pruebas para elevar a juicio el caso.

«Su o… la Cámara Gesell fue contundente, como los informes psicológicos», dijo la mujer.

«Confiaba en sus abuelos, pero ellos no creen en su nieta», agregó la mujer quien espera que su hija sea escuchada y que es haga justicia.familia está muy segura de que él (el presunto abusador) saldrá en libertad. No los entiende.