Mientras avanza la investigación por el asesinato a puñaladas de dos hombres a manos de una patota en el predio de la Cruz Gil, en Ruta Nacional 123, y se denuncia una supuesta mafia familiar, fuentes oficiales señalan que  «son siete detenidos; todos hombres, entre ellos un menor de edad».

La investigación salpica a Ramona Villalba, administradora del predio, y a quién los familiares de Sergio Canteros, el joven asesinado de 22 puñaladas, acusaron públicamente de ser la responsable de los homicidios.

Canteros había denunciado amenazas por parte de la familia Villalba hace diez días y había mencionado a un hombre de apellido Astarloa. De los siete detenidos, dos son yernos de Ramona.

En el marco de la investigación se realizaron allanamientos en el predio y se secuestraron cuchillos, machetes y hasta un espadín. Las fuerzas de seguridad se llevaron además varios teléfonos.

«En la causa interviene Delitos Complejos, que analizó las comunicaciones y  de ahí surgen contactos entre algunos de los agresores y Ramona Villalba, interventora de la comisión que administra el predio», informaron las fuentes oficiales.

Este lunes murió en el hospital Milton Canteros, padre de Sergio. Tenía 64 años y había sido herido de gravedad al intentar socorrer a su hijo cuando era atacado por la patota.

Material Gentileza de Diario El Litoral