Walter estaba junto a unos amigos cuando de la nada vino un grupo de jóvenes de Barrio Matadero entre los que había mujeres, uno lo tomo de atrás y otro lo ejecutó con una puñalada en el tórax había niños en el lugar que presenciaron el sangriento episodio.

Sus familiares y vecinos se molestaron mucho con el personal de salud que se demoró mucho para subir al joven a la ambulancia, «le ponian algo en la mano y esperaron como media hora para levantar al joven» relataron.

Los vecinos le indicaron al personal policial el domicilio del presunto autor de la puñalada que le quito la vida a Walter conocido como «sapo», por el  momento se desconoce el paradero del agresor y es intensamente buscado.