La Justicia ahora investiga un homicidio. El cuerpo pudo haber sido arrojado en el lugar en el cual lo encontraron. Ayer, perros de la División K-9 rastrearon, durante una hora, la zona en busca de rastros.

Va­rias he­ri­das com­pa­ti­bles con pu­ña­la­das y otros sig­nos de vio­len­cia ex­tre­ma es lo que la ne­crop­sia ha­bría re­ve­la­do, so­bre el ca­dá­ver ha­lla­do a la ve­ra de la Ru­ta Na­cio­nal Nº119, muy cer­ca de la ciu­dad de Mer­ce­des. La re­pen­ti­na apa­ri­ción de una mu­jer que le ha­bía da­do asi­lo un mes an­tes y una fo­to con la mis­ma ves­ti­men­ta que lle­va­ba pues­to el cuer­po en­con­tra­do, se­rí­an la pun­ta del ovi­llo de una cau­sa, que al pa­re­cer mez­cla cues­tio­nes fa­mi­lia­res y del pa­sa­do de la víc­ti­ma, que por el mo­men­to la Jus­ti­cia no di­vul­gó.

A es­ta al­tu­ra y, pe­se a no es­tar aún el cru­ce de los es­tu­dios de ADN re­a­li­za­do, pa­re­cie­ra que pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res ya no que­dan du­das que se tra­ta­ría de Si­món Gó­mez, el ca­dá­ver ha­lla­do el 23 de mar­zo pa­sa­do a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 94 de la Ru­ta Na­cio­nal 119, ma­no ha­cia Cu­ru­zú Cua­tiá.

Los fo­ren­ses con­fir­ma­ron que el cuer­po pre­sen­ta­ba va­rias he­ri­das pun­zo cor­tan­tes y sig­nos de que la víc­ti­ma pu­do ha­ber si­do gol­pe­a­do en rei­te­ra­das opor­tu­ni­da­des y lue­go arro­ja­da en el lu­gar en el que fi­nal­men­te fue en­con­tra­da. Aun­que al pa­re­cer, ese no se­ría el lu­gar del cri­men.

Es­to su­gie­re, que el ca­dá­ver fue tras­la­da­do a bor­do de un ve­hí­cu­lo has­ta ese si­tio en el que lo des­cu­brió el pes­ca­dor en la sies­ta del 23 de mar­zo, así que la in­ves­ti­ga­ción es­tá en el pro­ce­so in­ver­so, de de­san­dar los dí­as has­ta la de­sa­pa­ri­ción de Gó­mez y has­ta in­clu­so una se­ma­na an­tes, cuan­to me­nos.
El ha­llaz­go del ca­dá­ver lo ha­bría re­a­li­za­do un pes­ca­dor, que se to­pó con el cuer­po pu­tre­fac­to de la víc­ti­ma. Des­de en­ton­ces a hoy, una co­no­ci­da mu­jer, de con­di­ción muy hu­mil­de se­ría la úl­ti­ma que le dio co­bi­jo, ya que Gó­mez es­tu­vo al me­nos tres dí­as a la in­tem­pe­rie, dur­mien­do en una pla­za de Mer­ce­des, se­gún el co­te­jo de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad de la ciu­dad que hi­zo en los úl­ti­mos dí­as el fis­cal de ins­truc­ción Adrián Ca­sa­rru­bia.

EL ANCIANO HABRÍA COBRADO SU JUBILACIÓN DÍAS ANTES.
EL ANCIANO HABRÍA COBRADO SU JUBILACIÓN DÍAS ANTES.

La pri­me­ra hi­pó­te­sis
Fuen­tes ex­tra­o­fi­cia­les di­je­ron a épo­ca que una dis­cu­sión por una pro­pie­dad ha­bría si­do la cau­sa de que Gó­mez ter­mi­ne en las ca­lles. In­ci­den­te ocu­rri­do a me­dia­dos del mes de fe­bre­ro. Al pa­re­cer la in­ves­ti­ga­ción es­ta­ble­ció que el día 18 de ese mis­mo mes, la víc­ti­ma ha­bría co­bra­do una ju­bi­la­ción, que ron­da­rí­an los $18.000 y lue­go el día 20, apro­xi­ma­da­men­te, fue vis­to por úl­ti­ma vez. Esos úl­ti­mos dí­as los ha­bría pa­sa­do con Mer­ce­des Fer­nán­dez, co­no­ci­da en aque­lla ciu­dad co­mo “Chi­no­ca”, quien di­jo que le ha­bía pres­ta­do una ha­bi­ta­ción pa­ra que dur­mie­ra lue­go de sa­car­lo de la pla­za.
Des­de allí has­ta el ha­llaz­go del ca­dá­ver, pa­só un mes. Más o me­nos el tiem­po que es­ti­pu­lan los in­ves­ti­ga­do­res pa­ra el óbi­to, con el que se to­pó el pes­ca­dor. En el en­tor­no de la in­ves­ti­ga­ción to­do es her­me­tis­mo y se sus­ten­ta en pis­tas con­cre­tas del fis­cal, pa­ra di­lu­ci­dar el te­ma.
Ayer, arri­bó a la ciu­dad de Mer­ce­des un pe­rro per­te­ne­cien­te a la Di­vi­sión Ca­nes o K-­9 de la Po­li­cía pro­vin­cial, que co­men­zó a bus­car ras­tros en la zo­na en la que die­ron con el cuer­po y que orien­te a los in­ves­ti­ga­do­res pa­ra ir ar­man­do el com­ple­jo rom­pe ca­be­zas que sig­ni­fi­ca por aho­ra es­ta cau­sa. Se­rá cues­tión de es­pe­rar los pri­me­ros re­sul­ta­dos de ellas.