Salud Pública de Corrientes con 37,8% de personal precarizado, así arranca la reseña escrita por Periodismo de Barrio y refleja una situación muy controversial sobre todo en esta época de pandemia.

Se trata de enfermeros y enfermeras. La primera línea de lucha contra el Coronavirus, son más de 4 mil personas y en su mayoría mujeres. A pesar de que trabajan en el sistema sanitario estatal, no tienen relación de dependencia con el Estado.

Los porcentajes son reveladores y alarmantes. Durante este pasado fin de semana fueron expuestos por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), al retomar el reclamo por enfermeros despedidos este mes. (Ver Nota Relacionada)

La precarización laboral dentro del sistema sanitaria alcanza a unos 4.500 trabajadores que se desempeñan como monotributistas, becarios, pasantes o poseen contratos que son rescindidos en cualquier momento.

También el trabajo sobrecargado, por falta de personal, que ya existía antes de la pandemia y con el Coronavirus se profundizó.

Los trabajadores que se desempeñan bajo esas líneas laborales no tienen acceso a beneficios sociales ni previsionales, Aseguradora de Riesgo de Trabajo (ART), ni vacaciones ni los llamados plus que paga el Gobierno provincial a los empleados estatales activos y pasivos.
Fuente Periodismo de Barrio