Qué si no es la lluvia y se inunda todo, o es el calor y corta la energía eléctrica, el eterno dilema que tienen los vecinos del Barrio Recodo, y ni hablar de las cloacas que nunca se pueden conectar.

Siempre que llovió paro, pero para los vecinos de Barrio Recodo una lluvia significa un problema porque el agua golpea sus puertas y despues las calles quedan intransitables.

En 2016 aproximadamente apareció un cartel de 6 metros por 3 metros, donde estaban escritas todas las soluciones que llegarían al barrio, pero dicen que la teoría y la práctica son 2 cosas diferentes, ya que el problema de inundaciones no se soluciono sino que empeoró porque ahora cada vez que llueve la tierra utilizada en las calles es muy pantanosa y queda inestable por 2 días.

La promesa era simple, «chau cortes de energia» pero hace 2 días cuando rozamos los 40 grados el barrio quedo sin luz por varias horas en cortes alternados.

Por: @hectorescribe