Un fiscal y dos ex funcionarios municipales son acusados por delitos en perjuicio de la Municipalidad de Mercedes.
Un actual fiscal de la provincia, un ex intendente y un ex secretario municipal fueron denunciados por haber emitido cheques sin fondos y de haber generado deudas sin autorización, por lo que pusieron en riesgo de cesación de pagos al Estado Municipal.
El hecho ocurrió en Mercedes, donde el actual fiscal de instrucción de esa ciudad, Adrián Casarrubia habría participado de posibles maniobras financieras ilegales realizadas por el entonces intendente de Daniel Baldezzari y de un secretario, Alejandro Coullery.

Lo que se les achaca a los entonces responsables de las cuentas públicas es haber librado, en el año 2013, cheques sin fondos por unos unos US$S47.000 a cotización de aquel año, lo que equivaldría en la actualidad a unos $2.820.000.

Además habrían contratado a proveedores en forma unilateral y «de palabra», sin convocar a concurso de licitación, sin haber justificado las contrataciones, ni haber solicitado permiso a los concejales para generar contratos.

En otros términos, los funcionarios públicos a cargo de la Municipalidad realizaron negociaciones en forma personal con empresas a las que habrían pagado con dinero público por fuera del presupuesto pero, además, para cumplir con esos pagos libraron cheques sin fondos.

La denuncia puntualmente es por delitos de «abuso de autoridad, incumplimiento de las deberes de funcionario y malversación de fondos públicos».

La denuncia tramitada en el Juzgado de Instrucción de la Ciudad de Mercedes es contra Daniel Baldezzari quien era intendente de la ciudad en el 2013.

Lo que se dio a conocer en la Justicia es que el jefe comunal, con el aval de su Secretario de Gobierno, Adrián Casarrubia y el secretario municipal, Alejandro Coullery «libraron órdenes de pago puras y simples contra un banco en el que tienen depositados fondos, sin embargo los cheques emitidos son en exceso de los recursos existentes para afrontarlos y sin partidas presupuestarias que autoricen esas erogaciones».

Las erogaciones además fueron realizadas sin autorización del Concejo Deliberante, por fuera de las partidas presupuestarias establecidas y en forma arbitraria.

La situación perjudicó a los acreedores del municipio que no pudieron cobrar por los servicios prestados, pero además se generó un vaciamiento de las cuentas estatales ya que se generó una deuda que perjudicó el cumplimiento de obligaciones.

Los hechos fueron descubiertos recientemente, cuando el titular del Poder Ejecutivo de Mercedes, Diego Caram pidió que se revisen las cuentas financieras de la Municipalidad de Mercedes.

En la oportunidad se descubrió que los anteriores funcionarios violentaron la Carta Orgánica Municipal, Ley de Administración Financiera y la Constitución Provincial.

Es por ello que el intendente de la ciudad de Mercedes, Diego Cáram presentó una denuncia penal contra Baldezzari, Casarrubia y Coullery al advertir un grave delito que perjudica gravemente al Estado Municipal.
Lo llamativo del caso es que Adrián Casarrubia, confeso militante de Eco+Cambiemos y además exfuncionario del radicalismo en la Municipalidad de Mercedes, fue nombrado como fiscal de instrucción de esa ciudad.

En ese rol intervino en al menos tres causas en las que estaban involucrados funcionarios de Cambio Solidario.

Además, de haber acusado a Víctor Cemborain -intendente peronista que le quitó la intendencia a Daniel Baldezzari- por denuncias falsas hacia su persona, también mandó a allanar la Municipalidad de Mercedes para acusar a Diego Caram (actual intendente) de acciones que no fueron probadas.

Casarrubia, además, nombrado en el cargo de Fiscal por medio de una maniobra de dudosa legalidad en el Poder Legislativo provincial.