Se es­pe­ra que hoy fi­na­li­ce el jui­cio por el tre­men­do ho­mi­ci­dio del pro­duc­tor yer­ba­te­ro Héc­tor Sar­to­ri, quien fue ma­nia­ta­do y ul­ti­ma­do a gol­pes en su es­tan­cia en Fe­li­pe Yo­fre, lo que ori­gi­nó el de­ba­te que se re­a­li­za en el Tri­bu­nal Oral Pe­nal de Mer­ce­des. Por el ca­so hay cin­co acu­sa­dos, quie­nes ha­brí­an te­ni­do dis­tin­tos ro­les en el cri­men del sep­tua­ge­na­rio.
De­be re­cor­dar que apa­ren­te­men­te la ban­da ha­bía ide­a­do el ro­bo de una gran can­ti­dad de di­ne­ro que, se­gún pen­sa­ban, es­ta­ba en la es­tan­cia de Sar­to­ri. Es así que un gru­po de la­dro­nes fue has­ta allí pa­ra lle­var­se el efec­ti­vo, in­ten­to que fi­na­li­zó con la te­rri­ble muer­te del an­cia­no y de otro su­je­to se­ña­la­do co­mo cóm­pli­ce, de ape­lli­do Mie­res, quien fue al­can­za­do por un dis­pa­ro que apa­ren­te­men­te se de­to­nó de ma­ne­ra ac­ci­den­tal, cuan­do se pro­du­jo un for­ce­jeo en­tre los asal­tan­tes y la víc­ti­ma.

Pe­di­dos que se hi­cie­ron du­ran­te los ale­ga­tos
De­be re­cor­dar­se que se tra­ta de un ca­so muy gra­ve con una gran can­ti­dad de ele­men­tos a ana­li­zar. Es por ello que la cau­sa se en­cuen­tra ca­ra­tu­la­da co­mo “ho­mi­ci­dio en oca­sión de ro­bo y ho­mi­ci­dio do­ble­men­te ca­li­fi­ca­do por en­sa­ña­mien­to y cri­mi­nis cau­sa, en con­cur­so re­al y por­ta­ción ile­gí­ti­ma de ar­ma de fue­go, agra­va­da por re­gis­trar an­te­ce­den­tes pe­na­les por de­li­to do­lo­so con­tra las per­so­nas”.
En ese sen­ti­do, la prin­ci­pal hi­pó­te­sis es que el ase­si­na­to de Sar­to­ri fue co­me­ti­do con la in­ten­ción de ocul­tar el fa­lli­do ro­bo. Más allá de es­to, tras un im­pe­ca­ble tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo, las au­to­ri­da­des lo­gra­ron ar­mar el rom­pe­ca­be­zas y arres­tar a los sos­pe­cho­sos, quie­nes son de dis­tin­tas pro­vin­cias: Bue­nos Ai­res, Cha­co y For­mo­sa.
Aní­bal Ra­món Zygalz­ki, Al­fre­do Jo­sé Ale­gre y Fé­lix Ama­deo Ro­sa­les fue­ron se­ña­la­dos co­mo los prin­ci­pa­les sos­pe­cho­sos del te­rri­ble cri­men, por lo que la que­re­lla y la fis­ca­lía coin­ci­die­ron en pe­dir la pe­na de re­clu­sión per­pe­tua, se­gún se­ña­la­ron fuen­tes cer­ca­nas.
En pa­ra­le­lo Jo­sé An­drés Ge­nes y Ra­úl Ale­jan­dro Iba­rra fue­ron con­si­de­ra­dos co­mo au­to­res se­cun­da­rios, por lo que pa­ra el pri­me­ro se so­li­ci­tó la pe­na de 20 años, mien­tras que pa­ra el otro, ocho.
Con res­pec­to al pe­di­do de la de­fen­sa, só­lo se su­po que el abo­ga­do de Iba­rra sos­tu­vo que, en ca­so de ser con­de­na­do su clien­te, es­te de­be ser sen­ten­cia­do ba­jo una ca­rá­tu­la me­nor a la ac­tual, por lo que la pe­na se­ría de cin­co años de acep­tar­se el pe­di­do del de­fen­sor.
Se­gún se in­di­có, du­ran­te el de­ba­te dos de los cin­co im­pu­ta­dos se de­cla­ra­ron ino­cen­tes: Ro­sa­les y Ge­nes. El res­to se abs­tu­vo a de­cla­rar.