El Alto Cuerpo dejó inaugurado este viernes la obra de 552,15 m2 que alberga el Juzgado de Instrucción, Correccional y de Menores, y que añade un nuevo módulo a la denominada ciudad judicial.

El acto contó con la presencia del presidente del Superior Tribunal de Justicia, doctor Luis Eduardo Rey Vázquez; los ministros doctores Eduardo Panseri, Fernando Augusto Niz y Guillermo Horacio Semhan, magistrados, funcionarios, personal administrativo, directivos del Poder Judicial, autoridades de otras instituciones y público en general.

El titular de la Corte Provincial indicó que la nueva dependencia reforzaba la política en materia de obras que la institución llevaba adelante.

Indicó además que el diseño del nuevo Juzgado respetaba las actuales exigencias que persiguen los procesos penales, tanto para quienes trabajan en la organización como para los justiciables.

“En definitiva la comunidad es la destinataria de todos estos esfuerzos” expresó el titular del Alto Cuerpo quien agradeció al equipo de las Direcciones de Arquitectura, Administración e Informática por su eficiencia.

“El proceso penal tiene dos funciones fundamentales” expresó a su turno la doctora Margarita López Rivadeneira, a cargo del Juzgado. “Una es generar condiciones de seguridad en la construcción de los hechos y en la aplicación de derechos para los casos concretos, de modo tal que sean respetadas todas las garantías constitucionales de los actores involucrados”.

“En segundo lugar busca generar soluciones que pacifiquen los conflictos y reduzcan la intervención del Estado”, añadió.

Destacó la derivación de causas a mediación penal; la homologación de acuerdos conciliatorios y la disminución de casos procesales con la aplicación del proceso de flagrancia.

La Directora de Arquitectura, Elsie Pérez Bertolini, dio a conocer detalles del flamante edificio –ubicado en Avenida República Oriental del Uruguay N° 1726- y emplazado a metros del Tribunal Oral Penal, el Ministerio Público Fiscal, y el Ministerio Público de la Defensa; inaugurados en junio de 2018.

El Juzgado volumétricamente presenta dos bloques que se comunican entre sí. El primer volumen se organiza a partir de un hall distribuidor que permite el contacto directo con la Mesa de Entrada y áreas de servicio con sanitarios. El acceso de detenidos se da desde el exterior en forma directa a la Sala de Reconocimientos, evitando el acceso al edificio conjuntamente con el público.

 

El segundo aloja dependencias de servicios complementarios: Depósito de Elementos Secuestrados, y Dirección de Informática, Guardia policial, entre otros.

La propuesta formal responde a la intención de crear una imagen fácilmente identificable para los edificios del Poder Judicial, que responda a la escala institucional en las distintas ciudades del interior.