Mercedeña reconocida como Maestra Ejemplar

En el 130º Aniversario del Fallecimiento de Sarmiento, Reconocen el trabajo de Mirtha Verón, una docente con 20 años de dedicación, fue galardonada con el premio de Maestra Ejemplar en Buenos Aires. Con más de 20 años tiene asistencia perfecta a las aulas.

(Gentileza del Diario Norte) En el país se recuerda hoy a los maestros argentinos, encargados de llevar adelante la educación primaria en las aulas de todo el país. En ese marco la Nación entrega un reconocimiento a quienes han dedicado esfuerzo a la loable tarea de enseñar, con dedicación, sacrificio y sobre todo con amor.

Este año Mirtha Graciela Verón, será quien esta tarde reciba el título de maestra ejemplar en representación de todos los docentes de esta provincia. Ayer, ya comenzando a cumplir la agenda del evento en Buenos Aires, Mirtha se tomó unos minutos para dialogar con este medio y contar parte de su vida en la docencia rural, con 50 años casi la mitad de su vida la dedicó a educar en distintos parajes rurales.

Habla con pasión de sus años como maestra y se emociona al recordar la gran cantidad de niños que han pasado por sus aulas. Actualmente está a cargo del cuarto grado de la escuela José Primo Romero del paraje Capitá Miníi, ubicado en la localidad de Felipe Yofre.

Oriunda de Mercedes, todos los lunes emprenden el viaje hasta su escuela donde pasa toda la semana. “Los caminos están en muy malas condiciones, por eso vengo y me quedo hasta el viernes”, remarcó la docente, quien con esa acción da cuenta de su dedicación incansable. Sus hijos han sido cada uno de sus alumnos y asegura que ha perdido la cuenta sobre la cantidad de niños que han pasado por su aula. Al ser consultada por este diario sobre lo que significa ser maestra, remarcó, “quienes nos dedicamos a esto con todas nuestras fuerzas sabemos que ser maestra rural es ser madre, psicóloga y una red de contención que nuestros pequeños no tienen en sus casas”, remarca.

Un dato que cuenta como anecdótico es que en 23 años de carrera, jamás faltó a clases, “tengo un legajo sin faltas, llueva o truene cada día me levanté para ir a la escuela, ahora además tengo la responsabilidad de abrir las puertas, por eso sé que debo ser la primera, porque si bien nuestra escuela es chica, los alumnos son muy cumplidores y responsables, el ausentismo es muy bajo casi te diría que no lo conocemos”, detalló.

Mirtha se emociona al hablar de las generaciones que vio crecer, resalta que además por la tarde también la escuela está abierta para trabajar con los niños que andan flojos en algunas materias o que necesitan usar las computadoras para hacer trabajos. “Cuando tenés algunos años en las aulas te das cuenta de que una maestra se convierte para muchos pequeños en mucho más que una educadora de contenidos, enseñamos valores y también damos amor, una enseñanza que muchos pequeños no tienen en sus casas”, cuenta. La maestra correntina ejemplar 2018 será galardonada esta tarde en un evento donde estarán además maestros seleccionados de todo el país.

Su sueño
Como toda maestra la mujer sueña con que sus alumnos puedan seguir creciendo, ser alguien en la vida. “Me levanto todos los días con un mismo propósito, darle todos a los niños para que puedan tener las herramientas y seguir estudiando para ser personas de bien”, resume la docente.

El año que viene la provincia comprometió esfuerzos para que su escuela sea por la tarde un nivel secundario y puedan así atender la demanda de los estudiantes que una vez finalizado el primario, deben ir hasta Felipe Yofre o bien hasta Mercedes para entrar en el nivel secundario, “eso es una alegría enorme para mí”, resume.