El caso se registró en Mercedes, luego de que una mujer acusó que su expareja, el buscado, habría abusado de su hija de 12 años. Hoy la menor se hará algunos estudios.

En su edi­ción do­mi­ni­cal, épo­ca se hi­zo eco de la de­cla­ra­ción pú­bli­ca de una mu­jer de la ciu­dad de Mer­ce­des, quien re­la­tó que hi­zo una de­nun­cia po­li­cial, por­que su hi­ja de 12 años ha­bría na­rra­do que su pa­dras­tro abu­só de ella. El sos­pe­cho­so ac­tual­men­te se en­cuen­tra pró­fu­go, an­te lo cual se pi­dió que sea de­te­ni­do de in­me­dia­to. No obs­tan­te, ayer, fa­mi­lia­res sos­tu­vie­ron que el su­je­to cir­cu­la­ría con im­pu­ni­dad y que has­ta fue a su ca­sa y se lle­vó ro­pa.

“Ne­ce­si­ta­mos que ha­ya al­gún ti­po de vi­gi­lan­cia pa­ra po­der en­con­trar­lo”, in­di­có el pa­dre de la ne­na. El pro­ge­ni­tor es­tá en cui­da­do de la pe­que­ña, lue­go de que se co­no­cie­ra to­do el ca­so.

“El sá­ba­do a la no­che fue­ron a la ca­sa don­de mi hi­ja vi­vía con su ma­dre y quien era la pa­re­ja de ella. La idea era bus­car ro­pa pa­ra la ne­na, pe­ro al en­trar vie­ron que to­do es­ta­ba re­vuel­to, lo que da la pau­ta que el hom­bre es­tu­vo allí. La mo­to de él la en­con­tra­ron con tra­ba de se­gu­ri­dad; por lo vis­to, an­tes de ir­se, ase­gu­ró su mo­to­ci­cle­ta por­que so­lo él tie­ne la lla­ve. Es­ta­mos bus­cán­do­lo por nues­tra par­te, ya que has­ta el mo­men­to no hay re­sul­ta­dos. Al me­nos que­re­mos aga­rrar­lo y lle­var­lo a la Jus­ti­cia”, sos­tu­vo el pro­ge­ni­tor, du­ran­te una en­tre­vis­ta por Mul­ti­me­dio lo­cal que ya ha­bía en­tre­vis­ta­do a la ma­dre.

Se­gún in­di­có es­ta mu­jer, apa­ren­te­men­te el hom­bre ha­bría co­me­ti­do los abu­sos con­tra la ni­ña des­de ha­cía va­rios me­ses y la te­nía ame­na­za­da con que iba a ha­ber re­pre­sa­lias con­tra la ma­dre de la me­nor, su pa­re­ja de ese mo­men­to, si con­ta­ba al­go.

“Nun­ca me re­la­tó lo que le hi­zo mi ex”, co­men­tó la ma­dre, quien sos­tu­vo que to­do sa­lió a la luz lue­go de que la re­la­ción en­tre la mu­jer y el sos­pe­cho­so se ter­mi­na­ra de ma­la ma­ne­ra y ella blan­que­a­ra que iba a pe­dir una or­den de res­tric­ción. “Lue­go de co­men­tar­le que iba a so­li­ci­tar eso, mi hi­ja por lo vis­to to­mó co­ra­je (sic) y ex­pre­só lo que ha­bía pa­sa­do”, ma­ni­fes­tó, en la en­tre­vis­ta men­cio­na­da.

***

Garrafa y elementos escolares sustraídos

Du­ran­te el fin de se­ma­na, en la ciu­dad de Mer­ce­des se pro­du­jo la sus­trac­ción de dis­tin­tos ele­men­tos de va­lor del in­te­rior de un es­ta­ble­ci­mien­to es­co­lar, que ya re­gis­tró an­te­rio­res ro­bos.

Se tra­ta de la es­cue­la Nº588 del ba­rrio Vi­lla Ri­va­da­via. Du­ran­te ho­ras de la no­che, uno de los ac­ce­sos fue vio­len­ta­do (fo­to Tu­mer­ce­des.com) por el cual, el o los mal­vi­vien­tes in­gre­sa­ron y ac­tua­ron con to­tal im­pu­ni­dad, am­pa­rán­do­se en la os­cu­ri­dad.

Se­gún las es­ti­ma­cio­nes, quien ha­ya co­me­ti­do el ro­bo, sal­tó un mu­ro pe­ri­me­tral.

Es así que pro­vo­ca­ron al­gu­nos des­tro­zos den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to, dl cual se lle­va­ron una ga­rra­fa y al­gu­nos ar­tí­cu­los de­por­ti­vos que es­ta­ban den­tro de un ar­ma­rio y que son uti­li­za­dos por los alum­nos dia­ria­men­te.

De es­ta ma­ne­ra, los chi­cos re­sul­ta­ron dam­ni­fi­ca­dos del ro­bo por lo que las au­to­ri­da­des de la ins­ti­tu­ción evi­den­cia­ron pre­o­cu­pa­ción. La­men­ta­ble­men­te es­te ti­po de he­chos con­tra ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, se re­pi­ten en dis­tin­tos pun­tos de Co­rrien­tes. ­