Una empresa de Lázaro Báez debía construir el camino a Pellegrini

El director de Turismo de la localidad de Carlos Pellegrini dialogó con Sudamericana y confirmó la versión de que la empresa Adelmo Biancalani, allanada ayer en Resistencia era la que debía construir la ruta que lleva a esa localidad desde Mercedes. Señaló que la firma habría cobrado y “solamente se movió la tierra, para dejarla peor de lo que estaba”.

608102

Desde la localidad de Carlos Pellegrini, Gastón Bocalandro habló con Radio Sudamericana y comentó que comenzó a llover nuevamente en la zona y se refirió a la situación del polémico acceso por la ruta 40, que siempre genera inconvenientes a turistas y habitantes. “El camino dentro de lo que se puede decir está bien, en comparación a tiempo atrás que era intransitable”, dijo y agregó que “hay partes que están feas e impiden llegar conforme pero hasta que comience a construirse el asfalto, es lo que tenemos”.

En este marco, confirmó que la obra debía ser realizada por la empresa “Adelmo Biancalani”, perteneciente al empresario detenido Lázaro Báez, reconocido por sus vínculos con el matrimonio Kirchner. Por esta razón, relató que al enterarse de los allanamientos realizados en la tarde y noche de ayer, en la Capital del Chaco, no se sintió sorprendido porque “nunca hizo la obra y la habría cobrado dos veces”.

Explicó que “como sucede en la mayoría de los lugares, se movía tierra solamente, con la diferencia de que acá (En Carlos Pellegrini) la dejaron un desastre”. Agregó que al consultar sobre los motivos del retraso en el inicio de obras, recibían como respuesta que “el suelo era diferente, usaban términos técnicos que no entendíamos y que después pidieron la ampliación de obra pero pasaba el tiempo y quedaba en la nada”.

Destacó en este sentido que “la única respuesta fue del Gobernador (de Corrientes, Ricardo Colombi), que puso ripio en las partes intransitables”. También aludió a que “más allá del turismo, vive gente en esta zona, que se enferma, viaja y necesita ir a otras localidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *