El proyecto de Ley del Parque Nacional Ibera

Desde la redacción accedimos al material de lo que realmente significa el proyecto presentado que hace referencia a ceder la jurisdicción de los campos de CLT y convertirlo en un Parque Nacional.
Entrevista a Marisi López de CLT

Poder Legislativo

Provincia de Corrientes
PROYECTO DE LEY
Motivo:
CESIÓN DE JURISDICCIÓN PARA LA CREACIÓN DE UN PARQUE Y RESERVA NACIONAL EN LOS ESTEROS DEL IBERÁ

Iniciativa:
Sergio Moisés Flinta
Senador Provincial

EXPEDIENTE Nº
FUNDAMENTOS:

Visto la nota N 176 que dio forma al expediente N—- donde la titular de las fundaciones The Conservation Land Trust Argentina (CLT) y Fundación Flora y Fauna Argentina (FFyFA) solicita que se den por iniciados los trámites de cesión de jurisdicción parcial de territorios de su propiedad para conformar un futuro parque nacional en los Esteros del Ibera, y que el proyecto que nos ocupa ha sido propiamente impulsado por la autoridades superiores de la Administración de Parques Nacionales, declarado de interés institucional y que ha sido elevado ante el superior gobierno de la provincia para su conocimiento.

Importancia ecológica, social y económica de los Esteros del Iberá
Los Esteros del Iberá son un área de especial valor para la conservación de la biodiversidad en Corrientes y Sudamérica. En su interior albergan un diverso mosaico de paisajes y ecosistemas que contienen cerca de 4000 especies identificadas de flora y fauna, o alrededor del 30% de las especies conocidas para la Argentina. Entre los ambientes descritos para el interior de la cuenca se encuentran los malezales, bosques higrófilos de influencia paranaense, bosques y sabanas de ñandubay, pastizales paja colorada o espartillo, palmares de yatay y yatay poñi, lagunas, embalsados, arroyos, playones arenosos del río Corriente y praderas sumergidas del arroyo Carambola y sus afluentes.
Es la única región de Corrientes donde se pueden encontrar todos los monumentos naturales provinciales: el aguará guazú, el ciervo de los pantanos, el venado de las pampas, el lobito de río y el oso hormiguero. Además de estas especies de fauna formalmente protegidas, Iberá representa el principal refugio para otras especies como los carpinchos, yacarés, aves acuáticas, y varias especies de aves gravemente amenazadas como el yetapá de collar, los capuchinos, la monjita dominica, la cachirla dorada, el águila coronada o el cardenal amarillo.
Desde el año 2007 el gobierno de Corrientes viene liderando junto a organizaciones gubernamentales y no gubernamentales el mayor proceso de restauración de fauna localmente extinta de América Latina. Esto ha situado a Corrientes en una posición de liderazgo continental en un nuevo tipo de actividad productiva conocida como Producción de Naturaleza. Actualmente se cuenta con poblaciones ya restablecidas de dos monumentos naturales como el oso hormiguero y el venado de las pampas, y se han iniciado nuevas poblaciones de otras especies localmente extintas como el pecarí de collar y el guacamayo rojo. Igualmente, la Provincia autorizó la creación del Centro Experimental de Cría de Yaguaretés, el cual tiene como objetivo el desarrollo de técnicas destinadas a criar a este amenazado felino para que pueda ser reintroducido algún día en su ambiente natural. En el futuro se plantea la posibilidad de restaurar la presencia de las otras grandes especies de fauna que habitaban el Iberá hasta tiempos recientes, como sería el tapir, el ocelote, el muitú, el lobo gargantilla, el tordo amarillo, o la chuña de patas rojas. La reintroducción de fauna localmente extinta se incluye como una acción recomendada en la Convención de Biodiversidad firmada por la República Argentina. Esta fauna restablecida cumple tanto un papel ecológico dentro del gran ecosistema del Iberá como sirve como atractivo para los visitantes a la Reserva y, por tanto, como herramienta de desarrollo local.
Los Esteros del Iberá y su entorno albergan valores culturales únicos que surgen de la interacción histórica de los pueblos guaraníes, los misioneros jesuitas, los colonizadores hispánicos, la cultura gauchesca de los pastizales, y los inmigrantes europeos recientes; todos ellos buscando su adaptación a la interfase entre montes, pastizales y los esteros. Como resultado de esta mezcla única de orígenes culturales y ambientes ecológicos surgen expresiones culturales que no pueden ser encontradas en otros lugares de Sudamérica. Entre los valores culturales característicos del Iberá se encuentra la canoa a botador, los arreos acuáticos de ganado, las cabañas de pirí, la gastronomía criolla local, diferentes procesiones y romerías religiosas, y el arte postjesuítico. Todos estos valores culturales otorgan una personalidad propia a los habitantes del Iberá que merece ser cuidada y conservada, a la vez que sirve como atractivo diferencial para los visitantes a la región.
Por todo lo anterior, los Esteros del Iberá representan una oportunidad para el desarrollo de una industria turística basada en una combinación única de atractivos naturales y culturales, beneficiando en primera instancia a los diez municipios que componen la cuenca, a la capital correntina como puerta de acceso y a todos los otros municipios que se integren con circuitos turísticos relacionados.
Actualmente se han abierto cinco accesos públicos para los visitantes y hay planificados otros seis para los próximos años. Hoy se puede acceder desde las ciudades de Colonia Carlos Pellegrini, Galarza, Ituzaingó, San Miguel y Concepción. En un futuro, el acceso también será posible desde Loreto, Chavarría, Yofre, Villa Olivari, Santo Tomé y Mercedes.

El marco legal de los Esteros del Iberá

La Reserva Natural del Iberá fue creada por medio de la Ley N° 3771/83 con una superficie estimada en 13,000 kilómetros cuadrados con el fin primordial de la “Conservación de los Recursos Naturales”, entendida ésta como “su uso racional, compatible con las necesidades del desarrollo económico y social pero que prevenga su deterioro cualitativo, su agotamiento o la alteración del equilibrio ecológico”. Con este acto jurídico se protegía legalmente una cuenca hidrográfica completa y uno de los sitios de mayor riqueza y diversidad biológica del país.
Posteriormente la Ley Nº 4736/93 crea el Parque Provincial del Iberá dentro de la Reserva Natural, siendo éste un área de “de protección absoluta por lo que deberán conservarse en su estado natural, sin más alteraciones que las necesarias para su control y atención del visitante”. El decreto Nº 1440/09 delimita el Parque Provincial del Iberá un área de 480.000 ha compuesta por “las áreas fiscales de Esteros y Lagunas, y tierras de dominio del Estado provincial”.
Finalmente, la reforma de la Constitución Provincial realizada en el año 2007 en su artículo 66° declara patrimonio estratégico, natural y cultural de la Provincia de Corrientes a los fines de su preservación, conservación y defensa a “el Ecosistema Iberá, sus esteros y diversidad biológica, y como reservorio de agua dulce, preservando el derecho de los pobladores originarios, sus formas de organización comunitaria e identidad cultural”.
Razones para la creación de unparque nacional dentro del Iberá como herramienta de conservación y desarrollo.
El ecosistema de Iberá, que ha sido revalorizado en función del uso ecoturístico propuesto, debe ser protegido, ordenado y preparado para rendir los mejores frutos a lo largo de los años, manteniendo su calidad y sustentabilidad. Una de las maneras de potenciar el valor natural y económico del área es generando dentro de la cuenca del Iberá, un nuevo tipo de área protegida que complemente las medidas del protección otorgadas por el actual Parque Provincial situado exclusivamente en tierras de dominio público provincial, que incorpore nuevas tierras dedicadas a la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales, aporte ambientes que no están incluidos dentro del Parque Provincial, aporte recursos financieros y técnicos más allá de los generados por el gobierno provincial, otorgue una figura de protección legal del máximo nivel y traiga una marca de atractivo turístico de renombre internacional. Este tipo de área protegida sería un Parque Nacional complementado con una Reserva Nacional.

Intención de donación y cesión de jurisdicción
Dentro de la Reserva Natural Iberá existen actualmente alrededor de 150,000 hectáreas que están bajo propiedad privada de las fundaciones The Conservation Land Trust (CLT) y Flora y Fauna Argentina (FFyFA). Estas tierras privadas tienen un alto valor ecológico y de desarrollo local por los siguientes motivos. En primer lugar. Estas tierras albergan ambientes de tierras altas que no están representados dentro del Parque Provincial Iberá, como son los malezales, sabanas y montes de ñandubay, bosques higrófilos de influencia paranaense, pastizales de paja colorada y espartillares, y palmares de yatay y yatay poñi. Estos ambientes y su interfase con los ambientes permanente anegados del Parque Provincial son especialmente productivos para especies de fauna como el carpincho, ciervo de los pantanos y muchas aves acuáticas. Varios de estos ambientes además están pobremente representados dentro de las áreas protegidas del resto de la Argentina.
En los campos de CLT y FFyFA se encuentran también las principales poblaciones de Corrientes y en algunos casos del país de aves como el yetapá de collar, la cachirla dorada, o los capuchinos. Estos campos albergan actualmente a las poblaciones reintroducidas de animales como el venado de las pampas, oso hormiguero, pecarí de collar o el guacamayo rojo. Igualmente, albergan en su interior el Centro Experimental de Cría de Yaguaretés.
Además de su valor ecológico los campos de CLT y FFyFA tienen un valor estratégico de cara al desarrollo ecoturístico del destino Iberá ya que, albergan ambientes únicos y algunos de los mejores lugares de avistamiento de fauna. Finalmente, estas propiedades incluyen instalaciones de uso público que son primordiales para el acceso y disfrute de los visitantes como son campings, senderos, pasarelas, e incluso una hostería de alto nivel. Por todo esto, las tierras de CLT y FFyFA juegan un rol de primer orden en la conservación y el uso sostenible de la Reserva Natural Iberá, complementándose con el rol desarrollado por el vecino Parque Provincial Iberá.
En la actualidad ya iniciados los trámites por parte de CLT y FFyFA de donar sus tierras para la creación de un parque y una reserva nacional, de acuerdo a foja —— con el fin manifiesto de que sean usadas a perpetuidad para fortalecer los objetivos de conservación y desarrollo sostenible de la actual Reserva Natural Iberá y apoyen el rol público del Parque Provincial Iberá que se encuentra dentro de aquella. En conjunto ambos parques generarían un área de conservación y desarrollo sostenible de unas 700,000 hectáreas y pasarían a constituir el mayor parque natural de la Argentina.
Es intención de CLT y FFyFA donar sus tierras de mayor interés de conservación para la creación de un Parque Nacional, al mismo tiempo que busca proteger a los campos más cercanos a los límites de la Reserva Natural Iberá bajo la figura de la Reserva Nacional. En los anexos I y II se muestran las tierras propuestas para ser parte del Parque Nacional y las que serían Reserva Nacional.
La figura de Parque Nacional tiene una larga tradición en la Argentina, existiendo estas áreas protegidas desde hace más de cien años. Los parque nacionales argentinos son regulados por la Ley Nº 22.351 e incluyen “las áreas del territorio de la República que por sus extraordinarias bellezas o riquezas en flora y fauna autóctona o en razón de un interés científico determinado, deban ser protegidas y conservadas para investigaciones científicas, educación y goce de las presentes y futuras generaciones, con ajuste a los requisitos de Seguridad Nacional” (art. 1). En su artículo 4 esta misma ley dice que “en ellos está prohibida toda explotación económica con excepción de la vinculada al turismo, que se ejercerá con sujeción a las reglamentaciones que dicte la Autoridad de Aplicación”. De estos lineamientos legales se deduce que la figura de Parque Nacional coincide con el propósito de la ley de creación de la Reserva Natural Iberá y se complementa con los objetivos del vecino Parque Provincial Iberá.
A su vez, la figura de la Reserva Nacional se encuentra contemplada por la misma ley 22351, que en su art. 9° establece “serán Reservas Nacionales las áreas que interesan para: la conservación de sistemas ecológicos, el mantenimiento de zonas protectoras del Parque Nacional contiguo, o la creación de zonas de conservación independientes, cuando la situación existente no requiera o admita el régimen de un Parque Nacional. La promoción y desarrollo de asentamientos humanos se hará en la medida que resulte compatible con los fines específicos y prioritarios enunciados”. En las Reservas Nacionales reciben prioridad la “conservación de la fauna y de la flora autóctonas, de las principales características fisiográficas, de las bellezas escénicas, de las asociaciones bióticas y del equilibrio ecológico” (Art. 10). El régimen de protección de una Reserva es más flexible que el de un Parque, ya que permite algún grado de explotación económica por parte de los propietarios privados que son titulares de los bienes inmuebles que la integran.
Como resultado de sus valores naturales y atractivos, desde el siglo pasado la Autoridad de Parques Nacionales mostró interés en crear un parque nacional en la cuenca del Iberá. Actualmente tanto esta Autoridad como el gobierno argentino han manifestado su interés en generar un parque nacional y una reserva nacional en Iberá que apoye y complemente las tareas de conservación y desarrollo local realizados actualmente por la Provincia y complemente tanto la Reserva como el Parque provinciales ya existentes.
La figura del parque nacional favorece que la Nación aporte recursos propios al cuidado y manejo del ecosistema del Iberá, otorga un marco de protección jurídica nacional, y favorece el acceso a inversiones públicas destinadas al desarrollo de servicios asociados al ecoturismoen poblaciones aledañas. La Nación cuenta con una ley de parques nacionales y con una entidad autárquica (la Administración de Parques Nacionales, APN), que tiene presupuesto propio, una escuela de guardaparques y una estructura técnica con delegaciones regionales e intendencias ubicadas en los pueblos más cercanos al área protegida. Aparte de esto, el nombre de parque nacional es una marca de calidad, atractivos y servicios ecoturísticos reconocida internacionalmente, lo que ayudará a que el Destino Iberá se posicione en el ámbito nacional e internacional, generando mayores oportunidades de empleo y desarrollo local.
Por todo lo expuesto, la creación de un parque nacional y una reserva nacional dentro de lo que son actualmente propiedades privadas dentro de la Reserva Natural Iberá viene a reforzar los objetivos de creación tanto de la Reserva como el Parque provinciales, invitando a un nuevo actor público para que colabore con recursos propios significativos en la conservación de la cuenca y en el fortalecimiento del destino turístico, redundando en beneficio de los diez municipios del Iberá, la capital provincial y otras áreas cercanas. De este modo, la provincia no renuncia a su territorio, que sigue siendo correntino, sino que invita a un socio con experiencia a colaborar en el cuidado y el uso sostenible de la cuenca, reforzando el funcionamiento de las figuras provinciales de Reserva y Parque.
Procedimiento legislativo
El objetivo de esta ley provincial será, entonces, el de ceder la jurisdicción ambiental sobre el territorio, al solo fin de que APN ejerza una custodia de las áreas involucradas hasta tanto se sancione la respectiva ley nacional de creación del parque nacional, y la aplicación de la ley 22.351. La cesión de jurisdicción que la ley 22351 exige para la creación de un parque o reserva nacional, es una cesión ambiental y parcial, específicamente referida al cumplimiento de los fines de dicha ley, conservando la Provincia todas las facultades sobre el territorio que no estén relacionadas con el cumplimiento de tales fines.
La cesión de jurisdicción que requiere la creación de un parque nacional no implica una modificación de limites territoriales ni una transferencia total de jurisdicción sobre una parte del territorio provincial. Ello, en virtud de las competencias que conservará la provincia – poder de policía y atributos -. Cabe destacar nuevamente, que la provincia mantendrá jurisdicción parcial sobre el área federal protegida.
En rigor, lo que se transferirá a la Nacion – APN – es la jurisdicción ambiental sobre dicha área.
La creación del Parque Nacional Ibera no implicará abandono de jurisdicción de parte la Provincia de Corrientes ya que ésta conservará atribuciones sobre el área protegida.
En este caso la provincia decide ceder su potestad ambiental a fin de sumarla a la superficie de un Parque Nacional, resultaría aplicable la primer parte del articulo 118 inciso 27 de la constitución provincial. En tal sentido, debería contarse con el voto de los dos tercios de la totalidad de los miembros de ambas cámaras. Bastaría para ello una única ley ya que el supuesto de doble sanción con espacio de un año parlamentario solo se aplica al caso de abandono de jurisdicción territorial total. Este criterio cuenta con la aceptación de la Administración de Parques Nacionales tal como consta en el expediente de marras.
Por último, no podemos pasar por alto que el Parque Nacional a crearse provendrá de la donación de un particular propietario de las tierras que servirán de asiento. El donante las había comprado con el único móvil de lograr la creación de la mencionada área protegida nacional. Así las cosas, una interpretación finalista no puede dejar de tener en cuenta tan destacable propósito.
Es de hacer resaltar la intención expresa de las fundaciones CLT y FFyFA de que la cesión de la jurisdicción comience en esta instancia para que APN ejerza sus competencias en el territorio en trámites de donación.
Es por ello que Corrientes, con esta iniciativa no pierde territorio sino que gana un Parque Nacional.

POR ELLO

EL HONORABLE SENADO Y LA HONORABLE CAMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DE CORRIENTES SANCIONAN CON FUERZA DE L E Y

Artículo 1.- Transfiérase a favor del Estado Nacional la jurisdicción y el dominio público necesarios para que éste ejerza las competencias previstas en la Ley Nacional 22.351, sobre las tierras cuyos límites y adremas que se describen en los Anexos I y II, que pasan a formar parte de la presente

Articulo 2,- la cesión de jurisdicción que versa el articulo 1 es una cesión ambiental y parcial específicamente referida al cumplimiento de los fines de la ley 22.351 conservando la provincia toda facultad sobre territorio que no esten relacionados al cumplimiento de tales fines.

Artículo 3.- La cesión a la que se refiere el artículo 1º de la presente ley, se realiza con el cargo de crear un Parque Nacional de aproximadamente 157.000 has, y una Reserva Nacional de aproximadamente 23.000 has, respectivamente, que tendrán por nombre “Iberá” de acuerdo al sistema creado por la Ley Nacional 22.351. Esta cesión quedará sin efecto si el Estado Nacional, dentro del plazo de cuatro años a partir de la sanción de la presente, no sanciona la ley de creación del Parque y Reserva Nacional Iberá.

Artículo 4.- La Provincia de Corrientes se reserva el derecho de retrocesión automática en el caso de que cualquier decisión del Estado Nacional y/o modificación de la ley 22.351-Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Reservas Nacionales- y/o la que la reemplace, implique:
a) La exclusión parcial o total del dominio público nacional de los inmuebles respecto de los cuales se cede el dominio y la jurisdicción.
b) La desafectación total o parcial de los inmuebles, de los fines previstos en esta ley

Artículo 5: La Administración de Parques Nacionales deberá, para el buen cumplimiento de los fines de esta ley:

a) Efectuar la mensura administrativa de las áreas cedidas y registrar los respectivos planos dentro del plazo de tres años de sancionada la ley de creación del Parque y Reserva Nacional Iberá;
b) Mantener en buenas condiciones el alambrado perimetral que fuera necesario para evitar el ingreso de animales domésticos en el área protegida, además de detener activamente cualquier intento de invasión del Parque por parte del ganado o los vecinos.
Artículo 6: Regístrese y comuníquese al Poder Ejecutivo.

ANEXO I: DESCRIPCIÓN DE LÍMITES DEL PARQUE NACIONAL IBERÁ

1 – Núcleo I (Cambyretá)
A) Ubicación y Extensión
Campos, constante en total de aproximadamente 24.000 ha, ubicados en la 2º Sección rural del Departamento Ituzaingó, inscriptos en los Protocolos de Ituzaingó y en la Dirección de Catastro según Folios y Adremas: nº 2768, año 2003, K10007873; nº 6019, año 2003, K10004913; nº 1469, año 2003, K10002923; nº 1966, año 2003, K10001253; nº 320, año 2003, K10000373; nº 313, año 2003, K10000123; nº 6018, año 2003, K10002893; nº 7492, año 2015, K10010893; nº 337, año 2003, K10006613; nº 295, año 2003, K10006123; nº 336, año 2003, K10006623; nº 294, año 2003, K10006113, y dominio público existente entre los mismos.
B) Linderos
Comprendido en el Norte: propiedad de Salustiano Merardo Rosselli, propiedad de Claudio Maximino Ríos y Juliana Maricel Rojo, propiedad de Duarte Humberto Lelis, propiedad de Julio Anibal Amadey, propiedad de Maria Margarita Miño de Quebedo, propiedad de Cecilio Rodriguez y dos propiedades de Maria Antonia Amadey de Popescu; al Sur: el Parque Provincial Iberá -Decreto 1440/09- y dos propiedades de Estancia La Salmonera S.A.; al Este: el Parque Provincial Iberá -Decreto 1440/09-; al Oeste: propiedad de Sergio Orlando Junes y propiedad de Rubén Darío Colombo y Fátima Ligia Colombo.
Internamente las propiedades lindan con la propiedad de Luis Ramón Galarza.

2 – Núcleo II (Rincón del Socorro/Iberá)
Campos, constante en total de aproximadamente 14.500 ha, ubicados en la 4º Sección rural del Departamento Mercedes, inscriptos en los Protocolos de Mercedes y en la Dirección de Catastro según Folios y Adremas: nº 251, año 2003, N10006143; nº 1233, año 2003, N10010053; nº 1696, año 2003, N10030483; nº 1380, año 2003, N10005473 nº 969, año 2003, N10000773; nº 249, año 2003, N10013213; nº 2849, año 2003, N10013683; nº 1697, año 2003, N10030493.
Los campos ubicados en la 4º Sección rural del Departamento Mercedes, inscriptos en los Protocolos de Mercedes y en la Dirección de Catastro según Folios y Adremas: nº 1696/252, año 2003, N10008283 y nº 250, año 2003, N10013193; s/Adrema, casco de la Estancia Rincón del Socorro en proceso de subdivisión, constante en total de 16.000 ha, serán categorizados como Reserva Nacional.
B) Linderos
Comprendido en el Norte: Esteros del Iberá del Parque Provincial Iberá – Decreto 1440/09-; al Sur: Esteros del Pariri, propiedad de El Retono S.A.C.A., propiedad de M. E. Enciso de Ramallo, E. F. Enciso, D. L. Enciso, J. N. Enciso, J. M. Enciso de Paterlini, A. I. Enciso, propiedad de Fagalde, Norberto D., propiedad de Garaycochea Micaela; al Este: Estero del Miriñay, Laguna Ovechá Raty y Laguna Merceditas; al Oeste: propiedad de M. E. Enciso de Ramallo, E. F. Enciso, D. L. Enciso, J. N. Enciso, J. M. Enciso de Paterlini, A. I. Enciso.

3 – Núcleo III (San Nicolas/San Alonso)
A) Ubicación y Extensión
Campos, constante en total de aproximadamente 111.000 ha, ubicados en la 1º, 2 º y 3 º Sección rural de los Departamentos San Miguel e Ituzaingó, inscriptos en los Protocolos de Mercedes y en la Dirección de Catastro según Folios y Adremas: nº 423, año 2003, K10000753; nº 747, año 2003, K10000333; nº 424, año 2003, K10005143; nº 425, año 2003, K10000643; nº 422, año 2003, K10002073; nº 321, año 2003, K10000823; nº 754, año 2003, K10004893; nº 755, año 2003, K10004893; nº 756, año 2003, K10004893; nº 757, año 2003, K10004893; nº 999, año 2003, K10004863; nº 758, año 2003, K10000263; nº 915, año 2003, K10002403; nº 5837, año 2003, K10003183; nº 997, año 1983, K10005553; nº 5838, año 2003, K10002143; T°1 F°53/54, año 2001, K10002163; nº 2976, año 2013, K10002153; nº 2975, año 2013, K10003023; nº 2445, año 2003, K10004983; nº 1394, año 2002, U10000873 y U10003043; nº 241, año 2003, U10000213; nº 1654, año 2014, U10003003; nº 1652, año 2014, U10002993; nº 300, año 2014, U10000433; y dominio público existente entre los mismos,
Se excluye el cauce del rio Carambola y Laguna Paraná por ser parte del Parque Provincial Ibera.
B) Linderos
Comprendido en el Norte: propiedad de San Juan Poriahu S.A., propiedad de Magna Mariño De Oporto, siete propiedades de Elsa Mabel Rubio de Coassin, propiedad de Rancho Harris S.A., propiedad de Maria Angelica Patri de Hansen, propiedad de Luis Maria Vigiano y Jorge Alberto Vigiano; al Sur: Laguna Grande; Esteros del Iberá del Parque Provincial Iberá – Decreto 1440/09-, vértice establecido por la Isla Curupí; al Este: Esteros del Iberá del Parque Provincial Iberá -Decreto 1440/09, propiedad Bernarda Breard de Martinez; propiedad de Tomasa Rios de Cabaña; propiedad de Sucesión Bernardo Ríos; propiedad de Enrique Goldman, Orlando Esteban Serra; propiedad de Arturo Eduardo Corrales; Sucesión Luisa Gallino de Miranda; al Oeste: dos propiedades de Las Misiones S.A., propiedad de Galarza, propiedad de Primo Meana Colodrero Y Elida A. De Meana Colodrero (renta vitalicia), propiedad de Diego Miguel Meana Colodrero, dos propiedades de Estancia Celina S.A., tres propiedades de California Store S.A., dos propiedades de Ceibo Bravo S.A., propiedad de Alfredo Sanabria, dos propiedades de Forestal San Fernando S.A., dos propiedades Los Tres Palos S.A., dos propiedades de Angela Elena Danuzzo De Velar, propiedad de Alegre Elsa Matilde De Llano, propiedad de Tierras S.A.; propiedad de Jorge Alberto Vigiano;

4 – Núcleo IV (Carambola)
A) Ubicación y Extensión
Campos, constante en total de aproximadamente 10.300 ha, ubicados en la 1º Sección rural del Departamento Concepción, inscriptos en los Protocolos de Concepción y en la Dirección de Catastro según Folios y Adremas: nº 3495, año 2014, D10011213; nº 816, año 2005, D10007803; nº 3496, año 2014, D10011243; D10001953; nº 998, año 2003, K10005563; nº 815, año 2013, D10011773; y dominio público existente entre los mismos.
Los campos ubicados en la 1º Sección rural del Departamento Concepción, inscriptos en los Protocolos de Concepción y en la Dirección de Catastro según Folios y Adremas: nº 14.438, año 1916, D10010363; nº 815, año 2013, D10011203; nº 1809, año 2013, D10011233; constante en total de 7.700 ha, serán categorizados como Reserva Nacional.
B) Linderos
Comprendido en el Norte: propiedad de Aurelio Ibarra, dos propiedades de Haciendas San Eugenio S.A., tres propiedades de Estancia El Transito S.A., dos propiedades de Melchora Meza de Franco y Otros, propiedad de Las Misiones S.A., propiedad de Bartolome Benicio Ríos, propiedad de Carlos Saul Zalazar; al Sur: Laguna Medina, dos propiedades de Haciendas San Eugenio S.A., propiedad de ICER SACIA; al Este: Arroyo Carambolita, propiedad de Las Misiones S.A., propiedad de Garcia Luza Laura Indiana, propiedad de Lucio Tomas Picchio, Bonifacio Lopez; al Oeste: propiedad de Las Misiones S.A.
ANEXO II: MAPA DEL PARQUE Y LA RESERVA NACIONAL IBERÁ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *