Caso Sartori: “Intentaron envenenar a mi hermano para que toda la culpa quede sobre él”

La hermana del único detenido por el crimen del empresario, habló con NORTE DE CORRIENTES. Afirmó: “la acu­sación es una “cama” de la policía

Hermana de Ferrau sospecha de un intento de homicidio
Hermana de Ferrau sospecha de un intento de homicidio

Paula Aguilar cree que co­metió un error: “no le dimos una botella de agua mineral para el viaje, con el calor que hacía”. Aquello -para ella- evitaría que a su hermano, Julio Cesar Ferraú, y su cu­ñada, D.G.N., “los envenena­ran”. Paula está convencida: intentaron matar a Ferraú -único detenido por el cri­men del empresario Héctor Sartori- “para que la toda la culpa quedé sobre él y… caso cerrado”. Paula no duda: “la acusación contra mi herma­no es una “cama” de la Poli­cía”. NORTE de Corrientes dialogó ayer a la tarde con la mujer: contó que en la maña­na Ferraú y su pareja desper­taron, hablaron y acusaron.

“(Mi cuñada) me dijo que durante el traslado la doc­tora le dio beber algo que a ella le pareció agua, era una botella. Y de ahí no se acuer­da más nada hasta que des­pertó en el Vidal”, aseguró Aguilar. Luego agregó: “mi hermano, que a penas puede hablar, me dijo lo mismo”.

En su auto, Aguilar viajó detrás de la ambulancia en la que llevaban a Ferraú, de 35 años, acompañado por concubina, de 22. Con ella la madre de ambos. Entre los dos rodados iba un patrulle­ro con la comitiva policial. Aun que no vio que pasó en el habitáculo trasero del vehículo sanitario, decidió denunciar ante la policía a la medía y la custodia (ver corchete).

“UN PEREJIL”

Frágil pese a su altura y corpulencia, temeroso a vo­lar en aviones por su vértigo y reacio a los viajes largos en automóvil porque le produ­cen somnolencia. Esa es la caracterización que bosque­jó de su hermano, Julio Cesar Ferraú.

“Es una persona hiperac­tiva, dedicada a su trabajo (es dueño de una empresa de seguridad privada) pero muy fácil de convencer por los demás: enseguida se deja llevar por todo lo que los de­más le dicen”.

Según Aguilar, hace más o menos cuatro años Ferraú incursionó en Mercedes con su negocio de vigilancia paga. No tuvo grandes rédi­tos y casi que desiste pero uno clientes de Buenos Aires (donde él tiene domicilio) contrataron el servicio para cuidar sus propieda­des en esa localidad del centro de la provincia, de la que es oriundo pero de la que hace 15 años se mudó.

“A él los comisarios lo presionaban; lo coimea­ban para dejarlo trabajar con su empresa. Tenemos muchas pruebas de que es­tuvo en Buenos Aires ese día (en que asesinaron a Sartori). Mi hermano es un perejil”.

La doctora

Extracto de la denuncia de Paula Aguilar ante la co­misaría 6ta, ampliada ayer: “mi hermano venía acom­pañado por la medica forense M.C.S. (…) ante el estado de inconciencia de mi hermano (…) la doctora S. mani­fiesta que ya salió hacia Mercedes y no poseía la histo­ria clínica (…) Quiero recalcar que la doctora S. mintió diciendo al personal del hospital de salud mental que mi hermano ya estaba así, cuando él salió caminando”.

Los médicos sospechan que fue intoxicado

193198w200h200“Cuando llegó no respondía”. El director del del Hospital Escuela se refirió así al estado en que los médicos se encontraron con Julio Cesar Ferraú. Y abundó: “estuvo en coma, se lo tuvo que entubar: se lo trató como si estu­viera intoxicado para que lo que haya ingerido se pueda metabolizar.”

El profesional de la salud dio declara­ciones radiales ayer a la mañana y ase­guró que el paciente ha mejorado y “no le quedó ninguna secuela neurológica”.

“Está bien, sólo un poco somnolien­to. (…) pero sabe dónde está, es decir, que está ubicado”, comentó Revidatti a Radio Dos.

“Los médicos sospechan que lo que derivó en este estado es una intoxica­ción por medicamentos”, puntualizó durante una entrevista a la emisora Sudamericana.

Y luego detalló: “se encuentra esta­ble, aunque presenta episodios de bajo­nes de azúcar, lo que es peligroso, por eso quedó bajo permanente vigilancia médica”.s

Para el defensor se vulneraron derechos

El abogado defensor de Julio Cesar Ferraú, Andrés Gauna, aseguró ayer: “el juez (en feria de Merce­des, Gustavo Buffil) nos ha tomado del pelo”.

“Largó la orden un vier­nes a las siete de la tarde; la ejecutaron el sábado a las siete de la mañana y nos notificaron el sába­do a la tarde”, amplió el letrado en declaraciones radiales.

Para Gauna, existió una vulneración del derecho a la defensa. Y recalcó que el traslado resuelto por el magistrado es infundado.

“Estamos convencidos de que se trató de eliminar al prisionero”, opinó el letrado en declaraciones dadas a la emisora Radio Dos.

El defensor expresó el domingo a este diario “es muy llamativo que el juez le exija (a la con­cubina) que lo acompañe (en la ambulancia a Ferraú).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *